Mis Experiencias | Soy Mujer

No subestimemos la Maternidad

Marzo 11, 2017

En mi casa me inculcaron valores y muchas cosas buenas, pero también siento que por la presión social o la época, me hicieron pensar en alguna ocasión que ser mamá o esposa era algo que tenía que menospreciar, que es algo como que da igual, que es fácil y que si tu eres alguna de las dos fracasaste en la vida; ahora soy esposa y mamá, digo Esposa porque primero soy eso, no quiero dejar de lado a mi Esposo porque más que amarlo empecé un compromiso con él y eso no quiere decir que sea fácil o que sea color rosa, quiere decir que estamos trabajando por un bien común que es el Amor, la familia;; de segundo soy Mamá porque los hijos algún día se van, están muy poco tiempo con uno, el cual aprovecho al máximo y agradezco todos los dias; aunque seré su madre toda la vida ellas harán sus cosas propias y yo pasaré a un segundo plano por eso cultivo el amor con mi esposo para brindarle amor a mis hijas.

Por otro lado,  uno se cansa de que las personas que no  conocen la situación, incluso amigas solteras que se siguen preparando y estudiando ( Cosa que avalo completamente, no juzgo) pero pienso que todas las cosas que uno quiere son metas en la vida, estudiar, viajar, especializarse, casarse, tener hijos o no tenerlos; no nos etiqueten por un estado o por un ideal de vida; pienso que cada quien es libre de hacer con su vida lo que le parezca, yo me siento feliz, realizada, completa, no lo puedo explicar pero es algo que me hace sentir libre y sin prejuicios; así como sé también las que no quieren casarse o tener hijos nunca viven igual y son felices y tranquilas.

Ahora bien, yo aún sigo estudiando y aprendiendo mil cosas y terminé mi Universidad,  viajo junto con mi familia cuando se quiere y se puede, mi vida sigue normal, tengo tiempo para mi, para ir al gimnasio, para mis proyectos y para mi esposo entre otras cosas; todo va normal, nada se me salió de las manos, ni metí las patas como dicen, ni la cagué, ni me preñaron, Dios me bendijo, soy una mujer igual que cualquier otra, gracias a todas las personas que me apoyan y también a las que no, porque me dan impulso; las que están como yo con una familia y unos hijos que aman, felicidades y muchos éxitos mujeres, a las que no, felicidades también luchen por sus ideales y no dejen que nadie las moleste porque no están casadas o con hijos, como dije cada quien es dueño de su vida y Dios lo guía hacia lo que es mejor.

Así que no seamos piedra de tropiezo para ninguna mujer, en cualquier etapa en la que se encuentre, seamos luz, apoyo, amor, quién sabe la vida nos devuelva el favor de ayudar y pensemos que en algún momento de la vida podremos sentirnos así.

Vivamos en el amor, dejemos la criticadera.

Abrazos

Ana.